macro raro

Mudanzas

02.06.2004 s3r raRØ ·51·

 

 

Me vais a perdonar el silencio y la brevedad, pero es que he estado de mudanzas. Y para colmo, ésta neurastenia primaveral, que me tiene cocido. Aún quedan restos de caos y cajas, pero parece que la situación empieza a estar controlada, aunque pasará tiempo antes de que dejemos de tener cosas por duplicado. Es lo que ocurre al juntar dos pisos.

Ni siquiera hay fotos del evento. Mi cámara digital, absolutamente acobardada, se escondió en un rincón del estudio y no salió en una semana. Llevo un par de días sacándola a pasear, para animarla. Aún así le está costando volver a su ritmo habitual y se dedica tan sólo a fotos de trabajo. Eso sí, la primera en la frente. Portadas de diarios hablando de degüellos...

 

...Estas mudanzas nos han dejado mudos.

 

 

 

Basado en hechos reales (III) Secks-oh!

07.05.2004 s3r raRØ ·49·

Terminaron de pie, contra la pared, exhaustos, sudando y jadeando. Hacía mucho calor. Ella se levantó el pañuelo de los ojos. Fue entonces cuando notó como una gota le caía por el pecho. Bajó la barbilla y la vio, justo cuando pasaba a escasos milímetros de la areola del pezón y poco a poco desaparecía bajo el pliegue de su seno. Se estremeció.

-¿Qué miras? -preguntó él.
-Nada. Bájame.
La gota volvió a aparecer en el vientre, superado el obstáculo. Se dirigía suavemente hacia el ombligo.
-¡No! ¡Espera, espera! -detuvo al Chico.

Él pensó para si: "Estás bien, ¿eh? Te gustaaa". Y empujó un poco más, chafándola contra la pared, con una sonrisa traviesa.
En ese momento la gota hizo diana en el ombligo. Sin dejar de mirar abajo, la chica volvió a estremecerse y lanzó un largo suspiro, mientras apretaba las piernas. El sudor desbordó el agujerito y otra gota siguió su camino, despacito. Desapareció finalmente engullida por el pelo del pubis.

-¿Pero qué miras? -volvió a preguntar él.
-Salte. Déjame bajar....


No consigo recordar quién empezó esta serie, ni i hubo algún cuento más después del mio. Lo que sí recuerdo es que fuí yo quién empezó a darle el tono verde. Desgraciadamente, al cerrar lamundial.net, no tengo acceso a los demás artículos que escribieron los colegas (Lucio, M. Carmen, Luis...). Los anteriores se llamaban:

· Basado en hechos reales (I)
· Basado en hechos reales (II) Un brusco giro de timón

 

¡En el ascensor a oscuras, con una escoba!!! (I)

17.10.2003 s3r raRØ ·35·

Se me ocurre un buen día pasar la foto de la escoba en el ascensor, el título y las 3 palabras obligatorias "escoba / ascensor/ a oscuras" y que cada uno de nosotros escriba algo. Estais invitados, si quereis enviar vuestro articulo, cuento, poema o la que sea no dudeis en usar el mail.

¡Hay una escoba en el parking!

La impresión había sido demasiado para mí. Estaba totalmente destornillado. Al cerrar embobado la puerta de mi coche había perdido uno de los botones dorados de mi magnífica chaqueta color burdeos eléctrico con charreteras. ¡Había una escoba en el parking!

Al principio pensé que se trataba de una convención de brujas, pero al abrirse las puertas del ascensor, deslizándose suavemente, constaté mi error. Dentro estaba otra escoba, apoyada lascivamente contra el espejo del fondo, envuelta en la penumbra que apenas llegaba del vestíbulo. Se había estropeado la luz del fluorescente. Entré, tenso como un palo, y apreté el botón del 3º. Ella ni siquiera hizo ademán de moverse. El cerrar de las puertas sumió la cabina progresivamente en la oscuridad, y con ella llegaron mis miedos, así que me di la vuelta y le di la espalda a mi compañera de viaje. Los segundos se convirtieron en minutos. El pelo de mi cuello se empezó a erizar...
... Pero mi reacción fue inesperada. Lejos de dejarme llevar por el pánico inicial, mi mente empezó a tejer hilos de promiscuidad, vicio y pasiones desenfrenadas que hacia el final del recorrido estaban empezando a hacerme jadear. Las apertura de las puertas, lejos de ser una liberación, fue como un sueño roto. Nunca la llegada de la luz fue tan decepcionante.

Íbamos al mismo sitio, la misma fiesta. Un sordo rumor en la portería se convirtió en estridencia al entrar los dos en el tumulto de gente y útiles de limpieza de todo tipo, que hablaban animadamente. Inmediatamente se fundió en la espesura de cuerpos y objetos.
Me arrepentí de inmediato de perderla de vista. La busqué todo el tiempo. Al cabo de unas horas, sin esperanza, decidí marcharme. A salir al rellano la encontré allí otra vez, dentro del ascensor, en la misma posición. Pero esta vez estaba acompañada por un recogedor, los dos en actitud cariñosa...
... El viaje de bajada fue un infierno, otra vez a oscuras y aguantando a la parejita mimosa. La envidia me quemaba. La imaginación desbordada me corroía. Salí al parking, casi corriendo de rabia, y al llegar a mi coche volví a encontrarme con la escoba del principio. La reyerta con ella fue sonada. No sé cómo empezó, pero me dio una paliza en la que perdí todos los botones dorados y una le las charreteras. La otra se quedo colgando de un hilo, patética. Dolorido, entré en el coche, arranqué y me marché de allí. Amanecía y las calles aún se estaban poniendo.

Entonces me fijé.

Todas esas escobas por la calle, pavoneándose...

Se apuntaron a la fiesta Luis 9MM, la Klish, la MCEO y nos apareció invitada la Castro!!! Salieron cosas divertidas...

 

Colorines

26.09.2003 s3r raRØ ·33·

Mi barrio es de colorines.

Cuesta encontrar paredes desnudas. Están llenas de ganas de explicar cosas. Con colores y grafismos incomprensibles. La mayoría se parecen a la letra de las recetas del médico. Pero siempre hay algún despistado que se equivoca y hace alguna maravilla. Iba a decir "pequeña" maravilla, pero es que suelen ocupar paredes enteras. De pequeñas, nada.
Ya sea por derribos y obras, por artista enemigo que superpone su pieza o su reiterativamente "plasta" firma, o por que un mamón se estampe con el coche, rara vez duran demasiado. Son obras de corta vida, pero muy intensa.

La gente pasa sin concederles ni una mísera mirada furtiva. No tienen tiempo de apreciar nada en lo que no hayan soltado un pastón. Ya lo decía Michael Ende en uno de sus cuentos: "... me temo que no soy lo bastante rico para permitirme algo que no me cueste nada".

Cuando me paro a tirar alguna foto, me miran a mí, como si estuviese loco. Miran al dedo que señala a la luna, como en el refrán. La gente sigue admirando su lector de CD o su vídeo, pero cada vez estamos más sordos y ciegos...

Pero es un consuelo. Ahí, luchando contra el gris del asfalto, el barrio se pone de tiros largos, se decora él mismo.
Muy a pesar de nuestro amable alcalde, que decidió declararlo zona de guerra, con sus obras del tranvía, de la Torre Agbar y de todo lo que se les ocurrió para el "Chollum 2004".
Muy a pesar de los de "BCN Neta", que mucho hablar de los planes especiales debido al estrés producido por el calor en los árboles, pero en mi calle las hojas ya cubren las ruedas de los coches.

Muy a pesar del polvo, la mierda y chanchullos, mi barrio es de colorines.

 

Jodeeeeerrrrr...

15.09.2003 s3r raRØ ·32·

Casi 650 mails. Más de 20 minutos bajando el SPAM de tres semanitas.

Nunca me ha supuesto ningún trauma volver al trabajo después de las vacaciones. Una vez ya has desconectado unos días resulta gratificante volver a las rutinas. El problema es que no-vuelves-a-las-rutinas. Las tienes todas acumuladas. Las putas rutinas. Montañas y montañas de rutinas por recuperar. No es sólo tirar a la basura todos esos mails que te acabas de bajar.

Tienes fotos por enviar y por archivar. Tienes discos que prestar, devolver o agradecer. Te has de leer todo lo que se ha escrito en LaMundial.net y descubrir que en el mundo han pasado más cosas además de la aparición de Mila Ximénez en el panorama mediático. Has de trabajar (sí, queridos. A veces lo hago...). Has de volver a insistir con el "güemaster" en que no puedo hacer comentarios en los artículos desde mi Mac, entre otros misterios informáticos.

Has de ensayar un poco -¡sólo un poco!- los temas de la próxima grabación para no parecer un músico borracho, además de malo. Has de empezar a currar la puñetera portada. Tienes que pasar a limpio todas las ideas de cuentos para la web. Tienes que asimilar el nuevo liderazgo de Rajoy, que han echado de Marbella a Julián Muñoz, que Beckam no es del Barça y que Gasol ha jugado mal porque sólo ha metido 36 puntos en la final del Eurobasket.

Has de llamar a los amigos olvidados. Has de superar el jet-lag que te produce levantarte en horario laboral normal. Tienes que hacerle mimos a tu querida, que está de depre post-vacaciones. Has de ir a buscar la moto al taller, que no la consiguen vender ni a tiros. Tienes que volver a echarle un tiento a la Marihuana, ahora que es legal por aquellos Países Bajos, que hace años que no la pruebo.

Has de intentar lo de los Peta-Zetas en el bidé que dice la amiga del Defunkid, no sea que me haya vuelto gay y me lo esté perdiendo... ... vamos, que por falta de rutinas no será...

¡Lo que no pienso hacer es empezar ningún coleccionable, no señor! Yo ya tengo mi colección de piedras de este verano. Sí, sí. Colección de piedras. Leer, aburrirse, dar de comer a las gallinas, tirar alguna foto, mirar al cielo (Marte estaba curiosos estos días), mirar al suelo y coger piedras... Lo dicho, no es un trauma. Pero... ¿y lo bien que se está de vacas?...


ya veis, colecciono piedras...

 

El instante decisivo

05.08.2003 s3r raRØ ·31·

Simplificando mucho el tema, en el mundo de la fotografía hay dos extremos.

Por un lado están los que se pasan toda una mañana montando el chiringuito para tirar media docena de fotos, léase "bodegón", y por otro los que se dedican a divagar hasta que encuentran algo interesante que fotografiar, algo que ahora llaman "fotoperiodismo", ya ves tú. Los dos tienen lo suyo.
Uno necesita más paciencia elaborando y el otro saber esperar y reflejos rápidos. Muchos reflejos, lo que es yo, no tengo. Pero prefiero lo segundo.
Si uso la poquita paciencia que me queda, intento que sea con unos lápices o unos pinceles, que me mola más el resultado. Lo de encontrar la foto es más instintivo, como cazar.

Esperar... divagar... buscar... volver a esperar... hasta que en un momento efímero en que todo se pone en una especie de conjunción galáctica, a tu presa le da por ponerse a tiro y tú tienes que conseguir el encuadre y la luz perfecta a la velocidad de un chasquido.
Pues eso, como cazar. Supongo que por eso se dice disparar.

Pero ocurre que a veces pasas de cazador a cazado. Te conviertes en presa. Imaginad la situación. Estás intentando inmortalizar un bonito paisaje y de repente aparece en el encuadre un aficionado a la fotografía en pleno ataque bucólico-adrenalínico, saltando como una cabrita o un mono narigudo bajado de un árbol...
... en foto lo llaman algo así como "captar el momento decisivo"...


Qué porte, qué encanto, qué apostura...
Foto: Klish