macro raro

De muheres

25.12.2011 s3r raRØ ·07· (publicación original: 15-09-1997)

No hace mucho -concepto relativo, si tenemos en cuenta el que consiga que alguien lea esto y sobretodo cuando- me contaron una teoría no demasiado descabellada, según la cual "todas las mujeres bonitas tienen el culo gordo".

Bien... Veamos.

Madurando llegas rápidamente a la conclusión de que nunca se le va a exigir tan buen culo a una mujer fea que a una de cara guapa. Por la misma razón se le exigirá mejor culo a una guapa que a una fea.

Es más. Posiblemente a la fea ni siquiera se le mire el culo.

Después está todo aquello de que si la constitución..., que si la cara fina o ancha..., que si la espalda y los hombros..., que qué piernas más largas..., que si (afinando en la parte que nos interesa) tiene el culo respingón o caído..., que si es negra, blanca, amarilla o "crossover"..., si se llama Blasa o Vanessa..., que si estoy pasando mucho hambre (o la variación "cuanto más follo, más ganas tengo")..., que si frustraciones infantiles o... lo de cual es la última película española que se recuerda ("El amor del capitán Brando" u otras horteradas).

Siempre quise escribir sobre mujeres sin que mi "compa" se sintiera ofendida. Pero eso es imposible.

-¡Te las miras a todas, guarro! ¡Todo te gusta! -y añade: -¡Te lo follarías todo, ande o no ande!-.

Eso es lo que realmente importa. Uno no sabe nunca que tipo de mujer le gusta hasta se arrejunta con una celosa. Nos hacen tilín aquellas que "nos hacen creer que nos las podemos follar a todas". Así nos mantienen a raya y con la moral en su justa medida. Lo del culo es sólo para despistar. Caemos como idiotas.

Aún así no me gustaría nada ser mujer; todo el día mirándome el culo. Me sentiría un bicho raRØ.

 

 

De tribus.

24.12.2011 s3r raRØ ·08· (publicación original: 20-09-1997)

Diferente...

El por qué uno decide introducirse una fuente de espaguetis por el ano es algo que se me escapa.

La verdad es que me tira mucho y no veo el por qué. Voy a tener que tomar medidas.

Un día... juraré que lo haré.

Pero... ¿para qué mierda quiere uno ser diferente si, a medida que pasan los años va creciendo la envidia hacia lo de los demás?

Sean cinco, quinientos o cincuenta mil, los actos de uno han de llegar a un porcentaje aceptable -mídase según avaricia personal- de la tribu.

Raro, sí. Pero que te hagan caso.

No se trata de ser Michael Jackson y meter un puto disco en cada puta casa, pero ¿de qué sirve ser florista si no vendes un clavel? Lo mismo para los espaguetis. Primero comer, eso es importante.

Incluso de "amateur" se tiende a que las rarezas de uno se autosubvencionen. No sólo por lo que pueda decir la parienta al respecto de tu sentido de la verguenza o tu capacidad de ahorro.

También está lo de ¿por qué no puedo tener yo una colección de relojes "Swatch" como mi compañero de oficina? Con el tiempo lo de la pasta y los Swatch se va solucionando (o no). Pero las canas nos traen el "¿y si yo hubiese...?"

La tribu tiene que aceptar, entender,... consumir tus rarezas. Si eso no ocurre, una de dos: o te vuelves autista o te casas (que no se me ofendan los matrimonios del mundo; es una forma de hablar). Tu autoestima necesita de esas parcelitas apartadas. Pero no demasiado. Los demás las tienen que ver. Y si además las desean y te tienen un poco de envidia mejor que mejor. Importa casi tanto como el comer.

Por eso insisto. El por qué uno decide introducirse una fuente de espaguetis por el ano es algo que se me escapa.

Yo, que jamás supe la diferencia entre unos "napolitana" y unos "boloñesa"... Yo, cuya única pasión por tan preciado comestible ha sido en su modalidad "carbonara"... Yo, únicamente infiel a esta preferencia en el momento en que mi amadísima hermana puso frente a mí su experimento "peperón chino"... No lo veo... no. ¡Que no lo veo!

Con lo buenos que están...

 

Psicosomático/a.

23.12.2011 s3r raRØ ·09· (publicación original: 29-09-1997)

(De "psico-" y el gr. "sôma, sómatos", cuerpo.) adj. Relativo al componente mental y al componente orgánico de la personalidad. o 2. Díc. de aquellos procesos patológicos en cuya génesis intervienen factores psíquicos.

A la gente le gusta que le digan lo que tiene que hacer. Los médicos tienen ese... no se qué... necesario para decírtelo. Una firmita, unas mágicas pastillas -cuyo poder curativo no supera nunca al de las "Juanola"- y ¡ya está!

Uno se cree que se ha curado.

Tan sólo es eso. La automedicación no cura. Eso es para los que quieren de verdad estar enfermos. Esos extraños seres no me gustan. Y peores son los que nunca toman nada. Pero esos seguro que se mueren pronto, así que no molestan mucho. Siempre están enfermos.

Se está enfermo por que uno desea ver al doctor y que le recete algo. A veces te cura sin que te recete nada.

Te dice -Eso no es nada. En un par de días bajará la reacción y...-

... inmediatamente empiezas a mejorar.

-Así, ¿no me pongo nada?- Le dices

-No hace falta, el cuerpo recciona solo-

... ¡y reacciona, tu! Curioso.

No se si son enfermedades de tipo psicosomático, pero lo parecen. Por lo menos la mayoría de las que yo tengo. Pero hay algunas en las que resulta difícil, por no decir imposible, encontrar mejoría en un simple Centro de Asistencia Primaria.

Yo, alérgico convencido a psicólogos, psiquiatras, astrólogos, curanderos, magos, mesías, docentes, académicos y demás "Masters del Universo", no consigo deshacerme de mi "Instinto Asesino" para con ellos. Pero, lo que es peor, resulta que tengo una escala de valores muy "cachas" que lo contrarresta, lo cual me provoca incontrolables ataques de ansiedad.

El virus-concepto-sentimiento completo es: Síndrome del Instinto Asesino Reprimido por una Escala de Valores Demasiado Eficiente.

SIAR+EVDE, para amantes de siglas.

Los agentes causantes son: además de los arriba citados, la programación de TV principalmente y demás "mass media". A estos últimos hay tenerlos en cuenta como elementos potenciadores y difusores.

Efectos: De lo más primarios. Nunca secundarios. Ansiedad, gula, envidia, ruinas presupuestarias varias, tontería...

El día que me cure de esto tiraré la tele por la ventana y, si no voy yo detrás, saldré a la calle a pegar tiros.

 

Como las olas del mar,...

22.12.2011 s3r raRØ ·10· (publicación original: 01-10-1997)

... las cosas importantes de la vida son como las olas del mar, todas iguales pero diferentes.

Algunas veces apetece ir en contra. Es cansado pero sin abusar resulta divertido. Otras es mejor dejarse llevar, relajarse, descansar. Pero te puedes aburrir. El truco está en encontrar el equilibrio...

... las cosas importantes de la vida... Las hay grandes o pequeñas, fuertes o suaves, lisas o crestadas, amplias o escualidas, punzantes o romas, divertidas o aburridas, mirando al cielo o al suelo...

...¡son tetas!... las cosas imortantes de la vida son tetas. No olas.

 

Más de Muheres.

21.12.2011 s3r raRØ ·11· (publicación original: 11-12-1997)

A riesgo de parecer machista, no alcanzo a comprender que es lo que les pasa a las mujeres con su imagen. Por poner un ejemplo: ¿Cuantas mujeres conocéis que, después de veintitantos años de llevar el pelo largísimo y tras un periodo aceptable de convivencia parejil..., ¡deciden cortarse el pelo!?

¡A veces mucho!

A mi me da un poco de pena.

¿Tan esclavas de la imagen son?, ¿inseguridad?, ¿necesidad fisiológica (cómo tantas otras)?, ¿se están cansando de ti y quieren pillar algo mejor de lo que les salió con el pelo anterior?, ¿lo hacen por joder?

Yo creo que no va por ahí.

Más que esclavas de la imagen parece que sean "esclavas del cambio". Parece inherente a la raza. Y si no, pensadlo un minuto.

¿Ya?

¡Bueno, vale ya! Sigo.

No solo se quieren cambiar a sí mismas. También te quieren cambiar a ti... Y a todo lo que les rodea. Se meten en casa y empiezan a cambiar los muebles de sitio, a putear sobre el papel pintado, a decir que los hombres tenemos un gusto de mierda decorando, vistiendo, hablando..., viviendo...

¡Y luego van y te ponen un jarrón de color verde fosforito en medio de una habitación pintada al estilo veneciano en color sepia! Y lo que es peor ¡No están seguras! Te piden opinión y... Bueno.

Más vale que estés de acuerdo.

Otra vez el "Juanjo inspirador".

 

De muheres... again.

20.12.2011 s3r raRØ ·12· (publicación original: 12-12-1997)

(importante haber visto la peli "El pacificador")

Pregunta:

¿Cómo se puede enamorar uno de una mujer a la que le gusta George Clooney?

¿Te pareces a él?...
¿Le tienes un "tirón"?...
¿Acaso no existe un solo músculo facial en tu cara?

Te asaltan las dudas. Se agarran a tu ego como si fueran criaturas salidas de mentes enfermas -Poe, Lovecraft, Giger... tu jefe...-. Cualquier parecido con semejante "monstruo" de la pantalla te eriza los pelos. ¡Pero si ni siquiera sabe el aliento que tiene, viste siempre de prestado y se las va beneficiando a todas por todas partes!

Jodido fetichismo.

Ya sea por afinidad o por contraste, lo cierto es que George Clooney ha pasado a formar parte de los patrones a través de los cuales se nos está juzgando. Si lo piensas mucho ocurre algo muy similar a vivir con miedo. Si no lo puedes soportar te sugiero lo siguiente:

Hacer practicas en poner cara de dormido, comprarte un micrófono AKG estilo telefonista y unas camisetas de manga corta ajustadita (esto segundo sólo si tienes buenos brazos), ponértelo todo e ir corriendo a todas partes como si estuvieras poseído.

Si aún así no te le pareces, por lo menos estarás tan cansado al final del día que te importará una mierda.

Yo todavía no lo he probado. Pero estoy seguro de que funciona.